Una cena entre cacerolas de fuego

Una noche en Beijing

Caminando en una callecita de Beijing, paralela a la peatonal principal de la ciudad, pudimos ver algunas “cacerolas de fuego” desparramadas bajo las ventanas de dos o tres restaurantes pequeños. Como estos cacharros nos llamaron bastante la atención, y como también teníamos hambre, decidimos darnos una vuelta para ver que sucedía.

Apenas entramos en el restaurante, una de las mozas nos trajo el menú, que venía con fotos, ya que nos encontrábamos en una zona turística de Beijin. Según las fotos, los platos venían por combos , que incluían diferentes clases de carne o pescado, acompañados por hongos y verduras.

Mientras estábamos tratando de mirar y descifrar el menú, unos chicos que estaban en la mesa de al lado nos dieron un poco de charla. Nos preguntaron de dónde éramos y, después de conversar un ratito, nos recomendaron el plato especial del lugar: un pollo de piel negra. Así como suena,  el “pollo de piel negra” es un plato gourmet en China que se puede conseguir en muchos supermercados, aunque por ahora desconozco el procedimiento para lograr este resultado.

Sin embargo, como el “plato estrella” era un poco caro, decidimos no seguir la recomendación de nuestros amigos y pedimos algo variado: combo de carne y verduras para dos personas.

Poco después de hacer el pedido, la moza nos trajo una de estas cacerolas y la colocó en una especie de hornalla que funcionaba a gas. Como se puede ver, el centro se calienta, mientras que en el agua de los costados sirve para tirar la comida cruda que se cuece casi al instante.

nuevas fotos de fernanda 544_1024x768
La cacerola de fuego ruge en su esplendor

En un momento, el agua empezó a hervir tan fuerte que la cacerola hizo honor a su nombre en mandarín (algo así como “pote de fuego”). Por suerte, llego una de las mozas, que nos mostró el mecanismo de regulación (que permite que el agua caliente hierva más o menos), y nos aconsejó que nos nos olvidáramos de echar un poco de agua fría cada tanto.

hot pot
Agazapada en un restaurante de Beijing, detrás del vapor contante y sonante

Las cacerolas de fuego ( huǒguō)

Dice la tradición que estas “cacerolas de fuego” (no sé si es la mejor traducción al español), provienen de la cultura mongola (aunque otros dicen que viene del norte de China). Sin embargo, sea cual fuere su origen, su consumo se extiende por casi todo el país, con diferentes versiones de cacerolas.

Las más modernas, que tuvimos la suerte de degustar en un shopping,  vienen con mesas de hornallas eléctricas y cacerolitas muy modernas. Eso si, el fuego y el vapor no les llegan ni a los talones.

Algo más sobre tradiciones en China

En el artículo “El té en China: bebida popular y tradición milenaria” te cuento mi experiencia en una casa tradicional de té.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *