Savannakhet en bici: pedaleando la paz de Laos

Savannakhet en bici: pedaleando la paz de Laos

Junto con el “primer día oficial” en Laos llegó la hora de salir a explorar Savannakhet en bici. Alquilar una fue muy fácil, ya que encontramos un puestito casi a la salida de la casa de huéspedes (sin embargo, se pueden encontrar puestitos por todas partes) y también  muy barato (un dólar por dos o tres horas).

Las bicicletas no eran muy nuevas, pero funcionaban bastante bien y durante el viajecito no tuvimos ningún problema. Algo que me llamó la atención (no sólo en Savannakhet sino en otros lugares de Laos) es que no se pide garantía alguna para alquilar las bicicletas, lo que me hace pensar que nunca hubo ningún tipo de problemas de robos o averías.

Savannakhet en bici 1
El puestito de alquiler de bicicletas

La ciudad es muy tranquila, pues en cada rincón,  se respira, se huele y se siente ese andar del tiempo tan característico de Laos. Comenzamos por aquello que primero nos llamó la atención: un templo. Pudimos entrar sin problema, porque no había nadie. Eso nos dio un poco de miedo, porque no sabíamos hasta donde podíamos pasar, o si en todo caso había algún lugar vedado a los turistas. Por otra parte, teníamos un poco de miedo con respecto a nuestras sandalias, ya que en los templos (y también en algunos lugares de las casas particulares) suele ser obligatorio descalzarse.

Savannakhet en bici 2
Primera parada del circuito “Savannakhet en bici”
Savannakhet en bici 3
Uno de los altares del templo

Afuera, pudimos sacar otras fotos de aquellas casitas que parecían más pintorescas, con un poco de arquitectura hindú y otro tanto de arquitectura colonial. Como podemos apreciar, algunas tienen colores basante vivos y muchas parecen recién pintadas.

Savannakhet en bici 4
Algún tipo de asociación laosiana, en “Savannakhet en bici, pedaleando la paz de Laos”.
Savannakhet en bici 5
La casa rosada de Savannakhet, en “Savannakhet en bici, pedaleando la paz de Laos”

Las calles, en su mayoría de tierra arcillosa, nos esperaban con los restos de la lluvia del día anterior.

Savannakhet en bici 6
Las calles arcillosas de Savannakhet, en “Savannakhet en bici: pedaleando la paz de Laos”.

Terminamos el recorrido en la costanera. Del otro lado del río, asomaba silenciosa Tailandia. Dicen por ahí que la relación entre ambos países es muy buena.

Savannakhet en bici 7
La costanera de Savannakhet

Y nuevamente, como quien quiere y no quiere la cosa, volvemos a empezar el recorrido.  Esta vez, comenzamos con un templo…

Savannakhet en bici 8
Fin y comienzo del circuito Savannakhet en bici…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *