Por los supermercados de China (segunda parte)

Algo más sobre los supermercados de China

En el artículo anterior, De paseo por los supermercados de China,  se me olvidó mencionar algunas cosas que forman parte de la idiosincracia de esos lugares.

 

Lácteos:

La oferta de lácteos es, a primera vista, infinita. Sin embargo, hay un elemento fundamental que viene empaquetado de una manera diferente: la leche. Es muy difícil encontrar botellas de uno o dos litros, porque lo más común es que venga en sachets o tetra-bricks de un cuarto de litro.

La cantidad de leche que se vende en los supermercados, si se la compara con los yogures, es reducida. Esto se debe a que no es un producto habitual en la dieta china tradicional (muchos chinos son intolerantes a la lactosa porque no se acostumbraron a beberla de chicos) y por eso el márketing está tratando de imponerla en el público infantil utilizando argumentos -difíciles de refutar en una sociedad donde los hijos únicos reciben mucha presión para ser exitosos de adultos- como el desarrollo de la inteligencia o el rendimiento escolar.

El producto lácteo que queda es el queso, que sólo se consigue importado de Europa o Estados Unidos (la mayoría de los que vi eran de Austria, pero debe variar según el supermercado).

Productos envasados al vacío:

En el artículo anterior, Flor y Juan, de Ruta del Mate, me hicieron acordar de la gran cantidad de productos envasados al vacío que se venden en los súper. Son muy comunes los snacks de “carne de toro” o de pollo que vienen en porciones muy pequeñas de casi un bocado. Otro snack bastante  frecuente en esas latitudes son las “garritas de pollo” (aclaro se pueden cocinar de todas las maneras posibles, pero creo que las que vienen al vacío son una de las favoritas).

Un dato curioso es que, tras algún problema relacionado con el comercio internacional entre Estados Unidos y China,  Argentina se posicionó como uno de los principales proveedores de este alimento, por lo que aporta el 30% de las garras de pollo que se consumen en el país asiático.

Vaporeras de arroz:

Casi todo el arroz que se come en China se cocina en vaporeras y por eso son el producto más común dentro del área de “artefactos para el hogar”.

 

Pijamas de tela de colcha (y pijamas en general):

Cuando se acerca el invierno, los “pijamas de tela simil colcha con plumines dentro” son el producto estrella en la sección de vestimentas en el centro y norte de China. Sin embargo, también es una de las prendas “estrella” para ir al supermercado o, en algunas ocasiones, hacer trámites bancarios. A veces se combinan con zapatos de tacón y un buen peinado, mientras que si lo que se quiere privilegiar es la comodidad se usan con pantuflas calentitas.Una regla que nunca puede romperse es la combinación de las piezas del pijama: parece ser que es muy desprolijo usar camiseta y pantalón de diferentes equipos porque la elgancia y la prolijidad siempre van a la cabeza.

 

Vajilla:

En algunos supermercados, se llegan a vender juegos de vajilla de porcelana que parecen obras de arte. La sección de cubiertos también es interesante: se venden palitos y “cucharas chinas” para la mesa, aunque ahora es muy frecuente encontrar tenedor y “cuchara occidental” (también está disponible el set “tenedor y cuchara” o bien “tenedor, cuchara y palito”).El cuchillo de mesa, el viejo y querido tramontina o algo similar, es bastante difícil de encontrar. Sucede que en la cultura china no se deben utilizar cuchillos en la mesa (sólo son permitidos en la cocina), ya que con ellos se puede matar a una persona y no son señal de paz. Ah, me olvidaba, para las distintas tareas de cocina (batir huevos, revolver la sopa, agregar y sacar cosas) se usan los palitos. Así que aprender a utilizar los palitos para aprender a comer… es sólo la primera parte de un largo aprendizaje.

 

supermercados de china 1

Panadería:

En China es muy común consumir panes cocinados al vapor (están cocidos pero por su aspecto dan la sensación de “crudos”), debido a que los hornos no suelen ser muy comunes en las casas (y tendría que averiguar hasta que punto lo son en la cocina tradicional de China). Por eso, si bien hay pequeñas panaderías de barrios y los supermercados grandes tienen su sección respectiva, el pan todavía sigue siendo algo “prestado” de occidente.

Los panes de China suelen ser feos (parecen aguados, y la masa tiene un gusto raro), aunque en algún supermercado “con nombre cruce de calles en idioma francés” se puede encontrar alguna buena baguette. También hay facturas (se puede decir que son pasables). Sin embargo, hay que tener cuidado y no comprar las que tienen “pork floss” (un relleno muy común que se fabrica a partir del cerdo pero cuyo sabor es similar al pescado) porque, en combinación con el sabor dulce,  puede ser un golpe bastante bajo al paladar.

En estas panaderías también se venden tortas. Su aspecto suele ser muy artificial y su sabor no es muy prometedor tampoco. Es bastante frecuente decorarlas con merengue (o crema blanca similar) y echarle “polvo de té” color verde pasto.
supermercados de China 2

 

Pescado:

En el posteo anterior mencioné que los pescados (y otros animales marinos o anfibios como las ranas y las tortugas), suelen ser exhibidos en las peceras para que el cliente mismo sea el encargado de escoger el ejemplar que más le guste.Por eso, en el video de más abajo, dejo testimonio de una escena cotidana en un día cualquiera. El papá (vestido de pijama) y el nene (vestido con ropa común y corriente) eligen un pescadito y… vean que pasa.

Supermercados de China 3
supermercados de China 4
Fuentes consultadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *