Pagodas gemelas

En algún lugar de Suzhou, existen estas pagodas gemelas. Son un poco difíciles de encontrar, no porque no se vean desde afuera -de hecho son visibles desde bastante lejos- sino porque para llegar hay que atravesar varias calles laberínticas y volver de algunos callejones sin salida. Forman parte de las ruinas de un templo (del que sólo quedan la base y algunas columnas) y se encuentran muy cerca de otro templo que está en funcionamiento.

Cuando fuimos, no se las podía visitar por dentro. Creo que hubiera sido interesante verlas, ya que -aunque renovadas- son originales (muchos edificios en China fueron destruidos por la revolución cultural) y también porque son muy angostas y, por eso, la sensación de subirlas debe ser algo único.

Vista de las antiguas columnas del templo

P.S.: Le debo la primera  foto a la habilidad de mi amiga. Yo intenté sacarle una igual, pero me salió toda torcida….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *