Mientras tanto, en la puerta del puerto….

Paseábamos una tarde por Hong Kong, camino al ferry, cuando en la vereda (casi a la entrada del puerto), vimos a un señor sentado en la calle. Muy concentrado, estaba enfrascado en algún tipo de actividad. Nos acercamos, porque somos gente muy chismosa y pudimos sacar la siguiente foto.

¿Qué estamos haciendo?

El señor había abierto una rejilla de desagüe y, con una tanza y un anzuelito, se dedicaba a sacar pececitos. Así de fácil y simple, sacaba -al menos-  uno por minuto.

¡A pescar se ha dicho!
Si bien era la primera vez en mi vida que veía algo así, no era la primera vez que veía a alguien pescando en la vía pública. Una vez en China, en un parque de Nanjing, vi a una señora mayor que, en un laguito, se dedicaba a pescar con red unas mojarritas muy pequeñas. Sin decir palabra, muy concentrada, iba poniendo  sus mojarritas en un baldecito transparente y luego las miraba, como queriendo reconocer a cada una de ellas, como si cada una de ellas tuviera un nombre. Pero eran cientos y -a la distancia- parecían miles. Desconozco el destino final de esas mojarritas (que tal vez era larvas, no lo sé) y si esa señora buscaba algo para comer o sólo quería pasar el rato. Pero lo que es seguro, es el destino de wok de estos pobres pececitos urbanos de rivera hongkonesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *