Mantis

Silencio. Nada se escucha. Sólo música de fondo. Un lugar lleno de humanos. Hablan dialectos extraños. Comen. Dejan pasar  el tiempo. Es raro. En estas islas el tiempo pasa de vez en cuando o a veces sólo vuela al ritmo de una mosca dentro de una telaraña.

Me acerco a un refugio. Más música. Una mesa. Un rasta que lee un libro. Lo miro. Está serio. Quiero llegar a un grillo que sobrevuela . No puedo. Salto. Caigo arriba de un loco que sostiene una tabla. Me escapo. Salto. Vuelvo a saltar. De repente me encuentro ante un planeta desconocido. El décimo del sistema solar.

 

 

P.D. Gracias a los chicos del pub que sacaron la foto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *