Hong Kong: la isla de atrás.

Hong Kong está conformada por una parte continental -una península- y por varias islas. Algunas, como la isla Lamma, se encuentran un poco alejadas de la zona centra, y por eso sólo se puede acceder a ellas por medio del servicio de ferry.

El viaje hacia la isla Lamma toma, aproximadamente, cuarenta y cinco minutos y trae consigo la sensación de navegar por mar abierto, aunque el trayecto sea relativamente corto. Es algo extraño ir dejando la gran urbe de rascacielos y mirar, a través de la ventana del barco, como la ciudad se hace cada vez más pequeña, mientras que -al mismo tiempo- comienzan a divisarse islotes cada vez más dispersos en el océano.


Al llegar a la costa de la isla Lamma y pisarla por primera vez, sentí mucha tranquilidad y una extraña sensación de vacío de gente. Ningún vehículo a motor está permitido allí, donde únicamente hay calles sobre las que sólo pueden circular  bicicletas y peatones.


La pequeña villa te recibe con restaurantes típicos de mar, aunque a nosotros nos dio la bienvenida con una lluvia que nos obligó a buscar cobijo en la puerta de una casa vieja.

Los restaurantes son simples. No hay nada de lujo y sólo se sirven pescados y mariscos. Se dice que mucha gente de Hong Kong va allí especialmente para deleitarse con los manjares tradicionales, que siempre saben mejor cuando son frescos y la cocina es artesanal. 

Los visitantes pueden recorrer las callecitas del “pueblito central”, que extrañamente recuerdan a los sitios donde los mafiosos de las películas de Hong Kong se guarecen, ya sea para escapar de la policía o para huir de otras mafias. 
Además, se puede caminar por casi toda la isla,  explorar sus montañas y descansar en las  playas escondidas. Uno de los fenómenos más característicos del lugar son unas tortuguitas de mar, que cada año llegan para desovar en la costa. Para poder apreciarlas, hay que estar en el momento justo y a la hora señalada y nosotros -lamentablemente- llegamos en la temporada equivocada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *