El Transporte en los países superpoblados: espacio reducido vs comodidad

Antes de comenzar a viajar por China, había leido que existían dos tipos de asientos en los trenes: “asientos blandos” y “asientos duros”. Sin embargo, cada vez que iba a comprar un pasaje, no necesitaba aclarar que tipo de asiento quería, pues siempre me daban el más barato.Más tarde, pude observar que la mayoría de los vagones sólo contaba con asientos duros, es más, en los trenes lentos nunca vi los famosos “asientos blandos”, pero una amiga me contó que tuvo la oportunidad de viajar en uno de ellos (suelen estar disponibles para trayectos largos y hay que pedirlos con anticipación). La situación es similar en los trenes D (trenes bala de 200 km/h): sólo una vez pude ver un vagón con asientos blandos, mientras que otras veces viajé en literas reconvertidas en asientos (la litera de arriba estaba plegada y funcionaba como respaldo). Solamente en los trenes más veloces, aquellos que pueden llegar a los 350 km/h, vi bastantes vagones con asientos confortables similares a la clase ejecutiva de los aviones-, aunque nunca pude viajar en ellos.

Estación de Atocha, Madrid, España

Pero…¿Por qué faltan “asientos de lujo” en “trenes de lujo”?
Fuera de China, un día me encontré con un español que me pidió algunos consejos para moverse en su próximo viaje al gigante asiático. Cuando le recomendé el tren bala para algún trayecto, puso en el tapete el tema los precios. Inmediatamente, me di cuenta de lo que estaba sucediendo  y ahí entré a resumirle la situación de los trenes en China.

A mi amigo, al igual que a mucha gente en la mayoría de los países, le resultó increíble que un recorrido de 470 kilómetros en un tren bala (200 km/h) cueste unos veinte euros (pensemos que en algún país de Europa se paga 18 euros, ida y vuelta, por cincuenta kilómetros en un tren lento). Creo que esto es posible por varias cosas: en primer lugar, supongo una política del estado para mantener los trenes baratos en un país superpoblado y con grandes distancias, aunque el precio (además de un posible subsidio) es la reducción del espacio para viajar: la clase turista del tren bala chino tiene hileras de asientos con una disposición de “dos asientos-pasillo-tres asientos”, a diferencia de la clase turística del tren bala español que tiene una disposición de “dos asientos-pasillo-dos asientos” enfrentados por mesitas (olvidate de las mesitas o de otras comodidades en China). Por otra parte, la “clase ejecutiva” de Europa ocupa gran parte de los trenes, mientras que en China está acotada sólo a los más veloces y, en algunos casos, si la demanda de asientos es alta, se ata con alambre y se usan las  literas.
Catherine viaja en el tren bala de España

Podemos pensar que privilegiar el lugar a la comodidad es un resabio del comunismo, pero parece que durante el comunismo los asientos no eran todos iguales y se repartían entre los pasajeros según su rango en el partido y según la edad (a los adultos mayores, les correspondían unos asientos bastante cómodos, mientras que a los chicos los distribuían como podían. Además, las leyendas urbanas señalan  que hoy en día existen literas de lujo especiales para los funcionarios).

Por ello, considero que la reducción de la comodidad es una cuestión pragmática: por la superpoblación, hacer asientos de lujo no sería una pérdida de dinero, sino una inutilización de recursos, con consecuencias poco gratas para la economía. En días normales, muchos trenes suelen ir llenos o casi llenos (los trenes salen con bastante frecuencia y además tienen formaciones de veinte vagones), así que si hubiera más servicios de lujo, habría menos espacio  y como consecuencia se crearía un problema denso en el transporte de pasajeros (recordemos que, pese a toda la infraestructura que se está construyendo, las rutas suelen ser bastante transitadas).

Tren bala en Italia

Todo lo anterior se debe a que hoy a la mañana, abrí las noticias y, en el sitio China en español,  vi un tema relacionado con el espacio de los aviones: varias aerolíneas de China quieren suspender la primera clase en los aviones y reemplazarla por “clase ejecutiva” (o bien anular ambas) para tener más espacio y seguir el modelo de aviación de las aerolíneas de bajo costo de Europa. Es decir, van a privilegiar el espacio a la comodidad. Seguramente, a diferencia de los trenes, no hay políticas de estado que urjan a llevar más pasajeros, pero si va  a haber más plazas disponibles para viajar en China. Y ese es un punto importante en un país tan superpoblado.Post Data: Si te interesa saber algo más sobre los trenes en China, podés leer los siguientes artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *