Cruzar de Camboya a Tailandia: vaivenes de frontera

Cruzar de Camboya a Tailandia: antes de llegar

Uno nunca sabe que  puede encontrarse en el cruce fronterizo entre dos países. Muchas veces, estos lugares están en el medio de la nada, y parecen islas perdidas entre desiertos paisajísticos, mientras que otras veces se ubican cerca de lugares poblados y por eso siempre están llenos de gente. En algunas oportunidades,   hay que esperar, mientras que en otras no podemos ver quien está detrás de la ventanilla o quien nos sella el pasaporte. Sin embargo, por más que hayamos recorrido caminos y gastado zapatillas, las fronteras nunca dejarán de ser cajas de sorpresas.

Para añadir un poco más de suspenso a esta historia, cada vez que traspasamos un límite, tenemos que enfrentarnos a ciertos “miedos” que pueden interrumpir el camino, ¿Y si nos piden algún documento que no tenemos? ¿Y si de repente nos encuentran algo que no podemos pasar o por lo que debemos pagar algún impuesto? ¿Y si nos cobran una multa por algo y no tenemos plata para pagar? ¿Y si el colectivo se va y nos deja solos, en el medio de la nada? ¿Y si…?. Por suerte, la mayoría de las veces, nada de esto  realmente sucede.

cruzar de camboya a tailandia
Frontera entre Camboya y Tailandia, en “Cruzar de Camboya a Tailandia”
Sin embargo, cuando alguien decide cruzar de Camboya a Tailandia por tierra, hay algo que sucede y que no está contado en los imprevistos anteriores: el tiempo. Mucho tiempo. Mucho, pero mucho tiempo. Si mal no calculo, nos debe haber llevado unas cuatro horas atravesar este límite.

 

Llegada a la frontera entre Camboya  y Tailandia

Cuando llegamos a la frontera (en un colectivo que habíamos tomado en Phnom Pehn), las cosas parecían bastante sencillas. El lugar estaba lleno de  puestitos callejeros y las personas caminaban distraídas sin mayores problemas.
cruzar de camboya a tailandia
Un casino en tierra de nadie, en “Cruzar de Camboya a Tailandia, vaivenes de frontera”
Atravesamos el arco fronterizo con forma de Angkor Wat, e inmediatamente vimos un casino (creo que estaba en ese lugar al que comúnmente se llama “tierra de nadie). Creo que esta localización extraña debe estar relacionada con la legislación de alguno de los dos países (en uno o en ambos no se puede jugar, entonces salen desesperados a la frontera o capaz que si ganás, después  no te pagan porque estás en “tierra de nadie”).
Cruzar de camboya a tailandia
Más imágenes del casino tropical, en “Cruzar de Camboya a Tailandia: vaivenes de frontera”

Los problemas comenzaron cuando llegamos a una de las filas. Todo iba bien (en apariencia), hasta que poco a poco empezó a acumularse gente y más gente (la mayoría, turistas occidentales que llegaban en grupo). Y así fue, esperar una hora, dos horas, tres horas, turnarse para ir a buscar un poco de agua, protestar junto con los otros turistas. Algunos, que hablaban un inglés no nativo, especulaban sobre un posible complot gubernamental de Tailandia para favorecer el uso de su aeropuerto. Otros, más resignados culpaban al gobierno de Camboya por su ineficiencia. Nosotros, mientras tanto, leíamos un librito que había comprado en Siem Riep: un capítulo cada uno (no negociable).

Cuando por fin pudimos entrar en una oficina, nos encontramos con un señor (probablemente de Tailandia) que, mientras caminaba de un lado a otro, les mostraba a todos los que esperábamos en la fila, cada una de las hojas de su pasaporte con todos los sellos de entrada y salida del país. Al principio no entendí lo que quería (pensé que nos estaba pidiendo plata), hasta que alguien me dijo (en inglés) que lo felicitara. Lo felicité en español (daba lo mismo cualquier idioma), y me agradeció en alguna lengua desconocida. Nunca supe que pasó: o se reía de nosotros (¡ustedes se quejan por un día, yo paso todos los días!), o bien se sentía orgulloso de todos sus viajes.

cruzar de camboya a tailandia
¡Bienvenidos a Tailandia!, en “Cruzar de Camboya a Tailandia, vaivenes de froentera”
Milagrosamente, logramos cruzar de Camboya a Tailandia, y al otro lado de la frontera  un tuk-tuk y una camionetita nos estaban esperando del otro lado. Cuando lograron encontrar a todos los pasajeros del micro original, nos llevaron a un restaurante pequeño y nos dijeron que pasarían en media hora. Y así fue. El autobús vino a buscarnos y nos llevó, en una autopista muy tranquila, hasta la capital de Tailandia, Bangkok.

Más información

Para cruzar de Camboya a Tailandia (o viceversa) se puede tomar un bus directo entre capitales o cambiar el bus en la frontera. Nosotros elegimos la primera opción, así que no sé cómo será cambiar de colectivo en la frontera. De todas maneras, dejo aquí los precios aproximados de los buses directos.

Precio del bus Phnom Penh – Bangkok: 18 dólares (directo).
Precio del bus Siem Reap – Bangkok: 10 dólares (directo).
Precio del bus Bangkok-  Phnom Penh: 30 dólares o 900 bath (directo – buen servicio)

Para más consultas, dejo aquí  los itinerarios y precios de los buses en Camboya. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *