Comer en Hong Kong: el crisol gastronómico

Saliendo a comer en Hong Kong

Comer en Hong Kong es bastante caro, por eso muchas veces la mejor opción es ir hasta un 7/11 (una cadena de supermercados estadounidense), comprar una bandejita de comida congelada, calentarla ahí mismo en el microondas y degustarla donde se pueda.

Sin embargo, vale la pena visitar algún restaurante o comedero (llamo comederos a los pequeños restaurantes cuya cocina está a la vista, y que generalmente son atendidos  por una o dos personas). Debido a que Hong Kong contiene retazos de cada parte del mundo, es posible encontrar allí muestras de las más variadas gastronomías. Cerca de nuestro alojamiento, las Chungking Mansions,  vimos muchos restaurantes de cocina hindú, paquistaní, árabe y turca, además de varios pubs irlandeses; aunque si se camina un poco más lejos, las propuestas se multiplican.

Uno de los lugares que más me gustó fue Black and White (o White and Black), un bar-restaurante con una mezcla interesante de cocinas de todo el mundo. El ambiente es tradicional y cosmopolita y la carta combina en un 50/50 las cocinas de oriente y occidente. La primera vez entré allí  por causalidad,  pero días más tarde tuve que gastar bastante zapatilla para poder encontrarlo nuevamente.

Restaurante en Hong Kong comer en Hong Kong
Restaurante en Hong Kong, en “Comer en Hong Kong, un crisol gastronómico”

Los mozos son muy carismáticos, sobre todo el rubio que se ve al lado de la barra, que es un personaje total. En cambio, la dueña -que siempre está sentada en un banquito en la puerta para cobrar- parece ser una persona de pocas pulgas, porque vive  refunfuñando y maldiciendo.

Uno de los días que fuimos a comer, los mozos y cocineros se reían bastante ruidosamente mientras hacían comentarios sobre un extranjero que había pedido  -para el sólo-, la infrecuente cantidad de tres porciones de papas fritas. No creo que hayan comentado nada de mí, que sólo pedí este platito de fideos al estilo japonés, servidos en una plancha de metal muy caliente

Comer en Hong Kong un plato japonés
Comer en Hong Kong… comida de estilo japonés

Durante mis primeros días en Hong Kong, no me llevé muy bien con la cocina cantonesa tradicional. Entré en uno o dos comederos dispersos en la ciudad y los precios me parecieron muy caros en relación a la calidad de los platos. Probé unos dumplings (ravioles)  de pescado servidos con una sopa, pero hubo algo de ellos que no me gustó (tal vez la excesiva grasa o el sabor, lo cierto fue que me cayeron  pesados). Entré nuevamente, en otros comederos, pero la oferta allí tampoco me apetecía, así que esas veces opté por algún bocadillo de quiosco.

Estaba decepcionada, porque me gusta mucho comer en esos lugares pequeños, hasta que una noche, caminando sin rumbo, encontramos una calle con una o dos cuadras de  restaurantes que hacían real honor  al estilo  culinario chino-cantonés. Mirar las porciones de mariscos, verduras y carnes que degustaban los comensales era algo que realmente despertaba el apetito.

Entré y pedí lo más barato que había. El menú consistía en un plato de verduras acompañadas por esta ollita de arroz con carne, que originalmente venía con una tapa cuyo centro contenía un huevo duro que hacía equilibrio.

Comer en Hong Kong tipico
Comer en Hong Kong… algo más tradicional

Estas ollitas son bastante típicas, ya que se sirven en casi todos los restaurantes del lugar.  A la salida, pude fotografiar una de las cocinas, que son totalmente visibles al público.

Comer en Hong Kong tipico
Cocina hongkonesa (parece un cuadro), en “Comer en Hong Kong, crisol gastronómico”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *