Alojamiento en Chungking Mansions

Buscando alojamiento en Chungking Mansions…

Chunking Mansions es un recoveco de recovecos. Una leyenda urbana de Hong Kong. Poco después de haber encontrado un alojamiento en Chungking Mansions, uno de sus residentes nos dijo al oído…
“Todos los crímenes que se han inventado y que han de inventarse se han perpetrado en Chungking Mansions” 

 

En Chungking Mansions, los ascensores siempre están llenos y por eso es más rápido subir y bajar por las escaleras. Las escaleras son de miedo, y da miedo que algo se caiga encima. Los cables cuelgan sobre ganchos oxidados y las paredes -repintadas una y otra vez- transpiran desilusiones de curry, mientras que se descascaran lentamente como sangre vieja.

alojamiento en Chungking Mansions 1
En los pasillos, buscando mi alojamiento en Chungking Mansions

Cuando se camina por la planta baja, te ofrecen de todo, “my friend, mi friend, copy rolex, food, hotel, room”. Si, “room” es una de las cosas que se promocionan en el hall central, porque el edificio está lleno de hoteles pequeños. Sin embargo, aunque estos alojamientos de turistas, no son el lugar donde alguien vaya precisamente a socializar. 

Alojamiento en Chungking Mansions 2
Vista de los pasillos interiores, en “Alojamiento en Chungking Mansions”

No existe allí ningún living moderno, con sillones de vanguardia donde una persona pueda sentarse y comenzar una charla espontánea mediante un “Hi, where are you from?”. No, en Chungking Mansions, los espacios de socialización son diferentes -o quizás- no existen. Cada viejo departamento -devenido en hotel-, tiene pasillos angostos y casi inexistentes salas de entrada, donde el administrador espera sentado en su escritorio.

Alojamiento en Chungking Mansions 24
Graffiti en Chungking Mansions

Es así  que cada uno entra y trata de meterse en su cuarto, lo más rápido posible, para no hablar con nadie. Aunque las paredes son casi de papel y los habitaciones diminutas, se hace difícil saber con quién se está compartiendo el baño.

Por eso, los corredores se transforman en el único lugar posible para conocer gente. El primer -o el segundo día de nuestra estadía- ya no recuerdo, vimos el pasillo lleno de cajas. Me daban algo de curiosidad, aunque preferí no mirar ni preguntar. Pispeé un poco  y vi algo así como una balanza vieja. Había, además, unas etiquetas escritas a mano que decían “Zambia”. Hablando un poco con la encargada, me enteré que todo pertenecía a un pasajero. Lo había dejado allí y ahí mismo quedaría  hasta que él se fuera. El problema era que todos esos paquetes obstaculizaban la circulación.

Alojamiento en Chungking Mansions 33
Techo, en “Alojamiento en Chungking Mansions”

Pero ese hombre era -tal vez- sólo un importador-exportador de objetos falsos o imitados. En el hostel, se encontraba también vacacionando otro señor. Calculo que por su acento era norteamericano. Era bastante desagradable y compartía su habitación con una chica asiática de unos veinte años. Usaba el teléfono todos los días para gritar barbaridades a vaya a saber quien. Una tarde de lluvia -recién habíamos llegado al cuarto y estábamos descansando- comenzamos a escuchar gritos.

Alojamiento en Chungking Mansions 6
En la habitación del alojamiento de las Chungking Mansions

El hombre se estaba peleando con la administradora, una filipina muy amable, por el precio de las habitaciones. “You cheat me”, se lo escuchaba gritar desaforado. Luego, comenzó una amenaza mutua -y era la de llamar a la policía-. Al rato, llegó -al menos- un policía. Hablaron, gritaron, se pelearon. Nosotros, agazapados en nuestro cuarto, tratábamos de entender algo (no daba ir a mirar ni tampoco salir). Poco después, los gritos cesaron. Llegaron a un acuerdo y el tipo -a mi pesar- siguió alojándose en el hotel.

 ¿Necesitás alojamiento en Chungking Mansions?. En “Consejos para viajar a Hong Kong“, menciono algunos, la dirección y los precios. ¡Gracias por pasar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *