Catherine en un viaje de lujo

En su  afán cosmopolita, Catherine no podía dejar de visitar Hong Kong, una ciudad de bonitos rascacielos, aunque (por supuesto) no tanto como ella. 

Tanto le gustó la ciudad, que no paró de viajar en ferry, de un lado para el otro… Y desde allí nos saluda a todos.