Autobús Hanoi Ninh Binh: crónica de ida y vuelta

Autobús Hanoi Ninh Binh

Un día decidimos hacer un pequeño  paseo (ida y vuelta en el día), como una forma escapar del circuito más turístico de Vietnam. Por eso fuimos a la terminal y tomamos el autobús Hanoi Ninh Binh.

El viaje, breve pero intenso,  nos dio la oportunidad de conocer la regla de oro de los autobuses del sudeste de Asia:  el horario es una mera convención (sólo sirve para escribir un número en el ticket),  porque el conductor intentará siempre  salir con el micro completo. Tuvimos entonces que esperar treinta minutos dentro del colectivo, hasta que el chofer -aun con varios asientos vacíos, pero presionado por sus colegas que lo estaban echando a bocinazos- decidió arrancar.

Autobús hanoi Ninh Binh 1
Esperando para arrancar, en el autobús Hanoi Ninh Binh

La falta de pasajeros no presentó ningún problema en el autobús Hanoi Ninh Binh, porque si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. Fue así que -siguiendo una filosofía lejana a su tierra-, el ayudante del conductor (en la foto, el muchacho de la remera negra) se colgó de la puerta semiabierta y -mientras el vehículo se iba moviendo- le gritaba a cada persona que, según su criterio, tenía cara de viajar a Ninh Binh. Algunos lo ignoraban, otros lo insultaban, mientras que otros dos subieron. Sin embargo, esto no resultó suficiente para los criterios vietnamitas de  “llenabilidad” (permitáseme la innovación léxica) de un colectivo, hecho por el cual el chofer estacionó el coche cerca de la puerta principal de la terminal.

El ayudante bajó del micro y comenzó a buscar más gente. Gritaba, hablaba, discutía e intentaba persuadir. Tras  haber conseguido un nuevo pasajero, se acuclilló en el suelo, prendió  un  cigarrillo y muy rápidamente se levantó para continuar con su trabajo. Finalmente, no quedó más remedio que partir. Sin embargo, no conforme con los resultados, el auxiliar continuó con la caza de nuevos pasajeros.  En esta oportunidad, cada vez que el autobús se detenía en algún semáforo rojo, nuestro amigo aprovechaba y le gritaba a los peatones que esperaban cruzar la calle. No tuvo mucho éxito, pero algún pasajero más consiguió. Ya en  camino, el ritual se repetiría tantas veces como el vehículo se detuviera y hubiera personas esperando en algún lugar de la banquina.

Criterio de llenabilidad en el autobús Hanoi Ninh Binh

Los conceptos de lleno-vacío, si bien parecen absolutos, tienen distintos criterios de definición cuando son atravesados por la ciencia social. Una calle vacía en China, puede ser una calle llena en la Patagonia. Lo mismo con los colectivos. Un colectivo urbano lleno suele ser una lata de sardinas en la mayoría de las ciudades del mundo, aunque alguien que vivió en Ljubliana (capital de Eslovenia) me dijo que allí un urbano lleno significa que todos los asientos están completos -pero los pasillos vacíos-, porque a nadie se le ocurriría viajar de pie. Simplemente esperan el próximo.

Siguiendo estos criterios, un colectivo de media-larga distancia del sudeste asiático “lleno” tendrá casi el 90% de su espacio físico ocupado, aunque todas las personas irán sentadas, porque no pueden permitir que nadie viaje parado. Para lograr este objetivo, los autobuses están provistos de banquetitas de plástico (que se ubicarán hasta en el último rincón utilizable de piso) o bien tablas que se sujetan (de alguna manera misteriosa, pero se puede apreciar en la foto) entre asiento y asiento.

autobús Hanoi Ninh Binh 2
Banquetitas plegables del autobús Hanoi Ninh Binh
Autobús Hanoi Ninh Binh 3
El autobús Hanoi Ninh Binh va lleno

Pros y contras del sistema: lo que aprendimos en el autobús Hanoi Ninh Binh

Es innegable el beneficio económico que aporta este sistema de asientos, y todavía no entiendo como a Michael OLeary no se le ocurrió nada similar. La desventaja, además del dolor de espalda que eventualmente pueden padecer los que viajan en las banquetitas, las sufre también el comisario de a bordo.

El auxiliar tiene que cumplir con su trabajo, es decir, cobrarle a la gente que entra y verificar su destino. Muchas veces, la prisa del conductor no permite pagar el pasaje inmediatamente, y por eso  la transacción se hace durante el viaje. De esta manera,  -además de las habilidades de persuasión y detección de posibles pasajeros- el ayudante de a bordo tiene que ser una persona físicamente flexible y a quien -ocasionalmente- no le importe llevarse algo o alguien por delante.

En la foto de abajo, podemos ver al auxiliar en acción, intentando llegar a la parte delantera del vehículo, luego de haberle cobrado a un grupo de personas ubicadas en los asientos traseros.

autobús Hanoi Ninh Binh 4
El auxilar del autobús Hanoi Ninh Binh en acción
autobús Hanoi Ninh Binh 5
El auxiliar del autobús NInh Binh Hanoi llega a destino…
La otra desventaja suelen ser los equipajes. Por suerte, los vietnamitas no viajan muy cargados (como si lo hacen sus vecinos de China) y siempre queda algún lugarcito, detrás de los asientos, donde se pueden colocar las valijas. El problema lo constituyen las cargas frágiles, como el frasco de unos 3000 cc, colmado de un líquido amarillo ambar,  que portaba la persona que se sentó justo en la banquetita ubicada delante mío. Criterioso, el señor optó por ponerlo debajo de su pequeño asiento, mientras que los que viajábamos cerca rogábamos que no se rompiera ni se salpicara…. por si acaso las moscas.

Nota: tomar el autobús Hanoi Ninh Binh es bastante fácil. Sólo hay que ir a la terminal, preguntar por NInh Binh y alguien te va a llevar a la boletería (y si no te llevan a la boletería te llevan directamente al bus).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *