Arbolito, arbolito

En tiempo de dificultad cambiaria y de dólares paralelos, siempre es bueno enterarse que los arbolitos no son patrimonio exclusivo de la calle Florida. Acá va uno que, en el centro de Hanoi, ejercía su labor de manera muy profesional, cambiando dinero a un turista extranjero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *