Anécdotas breves…de paseo por las calles chinas

Es sabido que los extranjeros solemos llamar mucho la atención cuando viajamos por China. Una vez iba con una amiga por las calles de la ciudad de Hefei en el colectivo urbano (las dos estábamos sentadas frente a la ventanilla, una detrás de la otra en fila india) y un auto tipo sedán (todo negro y muy moderno) paró al lado del colectivo en un semáforo. Inmediatamente,  sus ventanas automáticas se abrieron y ahí vi cinco caras boquiabiertas  y asombradas, entre las que había una nenita que les hacía señas a todos con el dedo hacia nosotras….

 

paseo por las calles chinas

 

Laowai  老外 :
“Laowai” significa extranjero en idioma mandarín, y por eso es común que cuando uno pase por la calle, la gente se mire y diga sin ningún disimulo “laowai, laowai”. Algunos, te paran y te preguntan de dónde sos, y otros directamente van por la foto (me los imagino llegando a casa y diciéndoles a todos, “mirá, mirá lo que me encontré en la calle”).Por eso, acá preparé un compilado de situaciones reales, pequeños diálogos en inglés y mandarín que me han sucedido cuando viajaba por China (la pronunciación de las palabras del mandarín no es del todo correcta, ya que me faltan los símbolos para marcar los tonos, pero bueno, se hace lo que se puede).

 

Situación uno
– ¡Laowai-Laowai!
– Siiii, laowai (el si va en español)
Risas (todo bien)

 

Situación dos
-¡Meicuo, meicuo! (norteamericano: por alguna extraña razón todos los extranjeros que vamos a China somos norteamericanos y nuestra primera -y única- lengua es el inglés).
-Noooooo, agentin, agentín, agentín (pronúnciese “aguentín”, argentino, es importante reivindicar la nacionalidad).
-Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh
Risas

 

Situación tres (esta es la más común)
– ¡Laowai-laowai!
– ¡Agentin-agentin!
– ¡Agentin – Meshi! (agentín rima con Meshí, va por asociación automática.)

Situación cuatro
– Ni shi na cuo ren? (de dónde sos)
– Agentin
– Ahhh MALADUONA (uno que lo conoce al Diego, al fin!)
 
Situación cinco (me pasó una vez solamente)
-¡Alabuo, alabuo! (¡¡árabe!!!)
– Nooooo, agentin, agentin!
– ¡Alabuo! ¡Agentin, alabuo! (¿Habrán pensado en Argelia, digo??)
– No, no, no, agentin, nan meizhou (argentino, de América del sur)
Cara de desorientación total. Sonríe, se va, pero me doy cuenta de que no entiende nada.

 

Situación cinco
Sucede a la salida de una estación de trenes un domingo a la noche. De tanta gente que hay, parece la desconcentración de un partido de fútbol. Nos cruzamos con una señora, de esas que ofrecen hotel o transporte a la salida de los molinetes, que apenas nos ve, pone ojos de plato y la cara más grande de asombro de toda su vida:
¡LIANGE LAOWAI!!!!! (UN PAR DE EXTRANJEROS!!!!!!!!!!!!).

 

Situación seis
Voy con una amiga argentina, y viene un grupito a hablarnos en ingles:
-¿Are you from Rusia?
-No, from Argentina..
Todo bien y nos piden fotos. Impresionante nuestras caras rusas.

 

Situación siete
En un puestito de ventas de regalos, a la salida de algún templo se nos acerca una señora mayor:
– Ni shi na cou ren? (de dónde son).
– Agentin
– A molto bene, io parlo italiano (hablamos un poquito de “italiañol” con la señora).

 

Situación ocho
Voy con unos amigos chinos, y a uno de ellos le preguntan si soy de la región de  Xianjiang o si soy uygur. (Los uygur son una etnia de religión musulmana. Si bien están dispersos por todo el país, la mayoría habita en el noroeste,  en las provincias de Xi’an, Gansu y Xianjiang).

 

Situación nueve
Se trata de una pequeña charla en mandarín, en el patio de un templo, con un chico de unos veinte años.
– ¿De dónde sos?
– Argentina
– ¿Y eso?
– América del sur
– ¿Y eso? (ay, que yo pensé que hablaba chino pero no me entiende nadie!!!).
– Argentina, fútbol, Messi (es muy famoso Messi en China).
– ¿Y eso?.
– Argentina, Brasil.
– ¿Y eso?.
– Brasil, un país, Brasil
– ¿Y eso?
– Brasil, Chile.
– ¿Y eso?
En eso (y después de tantos esos), se para un monje budista delante nuestro y le dice al chico en perfecto mandarín que soy de Argentina.  Le explica también dónde queda nuestro país, y cuáles son sus límites geográficos. El chico se encoge de hombros y le dice algo así como … pero no sé dónde queda eso….Moraleja: no nos juna mucha gente que digamos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *